Header Ads

  • Breaking News

    POR QUÉ la orina se puede usar para fertilizar tu jardín o tu huerto y cómo hacerlo


    • Contiene sustancias nutrientes para las plantas, como nitrógeno, fósforo y potasio. 
    • Eso sí, por su alto contenido en sal hay que mezclarla con agua, en una proporción de 2 a 1.


    Con la proliferación de huertos urbanos, agricultura ecológica o simplemente en jardinería, se ha hablado mucho del uso de la orina humana como fertilizante. ¿Es beneficiosa o perjudicial? ¿Cómo se debe emplear? 


    Recoge el portal Gizmodo un reportaje en el que se explican los detalles. La orina contiene nutrientes que son beneficiosos porque puede servir como fertilizantes, tales como el nitrógeno, el fósforo y el potasio. ¿Cuál es el problema? Pues que la orina contiene mucha sal, lo que puede perjudicar a las plantas. "La mayoría de las plantas no se benefician de la orina porque está muy concentrada. Las plantas jóvenes no aguantan la orina ni en sus hojas ni en la tierra de su alrededor", dice Ray Weil, pofesor del departamento de Medio Ambiente de la Universidad de Maryland.




    La solución es diluir la orina en agua, en una proporción de 2 a 1, es decir, usando el doble de agua que de orina. Esa orina diluida ya se está usando en lugares como Estados Unidos, donde incluso hay organizaciones que la proporcionan a los granjeros, en concreto en el estado de Vermont.


    Algunos granjeros en el estado de Vermont en Estados Unidos ya están utilizando la orina como fertilizante. Una organización llamada la Rich Earth Institute le proporciona orina (que ya está diluida) a granjeros de la zona. La sustancia viene de personas que participan en su programa, cuyo objetivo es averiguar si la orina humana puede ser un sustituto viable a los fertilizantes.


    Para coleccionar la orina, Rich Earth Institute le proporciona retretes modificados o letrinas a sus participantes para que depositen la sustancia. Luego, la organización pasa a recogerla. Los granjeros suelen utilizar 3785 litros de orina por cada media hectárea de tierra.

    La organización reconoce que su desafío más grande es la percepción pública de utilizar orina como fertilizante. Ver cubos llenos de orina listos para utilizar no es la imagen más agradable para la mayoría de las personas.


    Según Weil, el profesor de Maryland, utilizar orina como fertilizante es una idea excelente para familias que cultivan sus propios vegetales.



    No hay comentarios

    Post Top Ad

    Post Bottom Ad