Header Ads

  • Breaking News

    CÓMO hacer plastilina casera para niños y además comestible


    Hacer plastilina casera para niños es súper fácil. Solo tienes que seguir los siguientes pasos y conseguir los ingredientes, para una manualidad muy divertida.

    No todo el mundo sabe hacer plastilina casera para niños, pero puedes aprender fácilmente. Con ingredientes caseros, un poco de tiempo y ganas de darle una sorpresa a tus hijos ¡será más que suficiente!

    Materiales

    agua
    aceite
    sal
    harina de trigo
    un recipiente
    una cuchara
    colorante alimentario (del color que quieras)

    Paso a paso




    Para hacer plastilina casera para niños el primer paso es verter harina en el recipiente. La medida exacta es de un vaso entero de harina de trigo. Aunque las medidas pueden variar en función del espesor que quieras que tenga la plastilina.


    Seguidamente echa medio vaso de sal a la mezcla. Los ingredientes son todos de cocina por lo que no pasa nada si tu hijo ingiere este tipo de plastilina. Solamente la notará algo salada.



    A continuación añade a la mezcla cuatro cucharaditas de aceite. Puedes utilizar cualquier tipo de aceite, siempre y cuando sea de cocina. De esta manera no pasará nada por que tu hijo se la lleve a la boca, pero procura que no coja esta “manía”



    Por último, añade al bol medio vaso de agua. Ahora verás lo fácil que resulta hacer plastilina casera para niños. De hecho, en la siguiente parte de la manualidad podrían ayudar tus hijos.

    ¡Solo queda lo más divertido! Es hora de amasar muy pero que muy bien, todo el conjunto de ingredientes. Puedes hacer esto con tus propias manos, verás que poco a poco cambia de textura.

    La idea es hacer una masa que se despegue de tus manos y dedos sin problemas, y que sea consistente. Para hacer plastilina casera para niños, puede ser que necesites un poco más de harina, así que ve agregándola poco a poco.



    Una vez que tengas la masa lista comprobarás que ya se puede jugar con ella, despegarla, volverla a pegar, crear formas, etc,. Aunque la masa esté de color blanca verás que tiene las propiedades de cualquier plastilina común, solo que esta es comestible.

    Para dar color a la masa divide la misma en varias partes y crea unas bolas. En esta ocasión se han dividido en tres trozos, para hacer plastilina de tres colores diferentes. Tu puedes hacer lo mismo con más o menos colores.



    Si quieres aplicar color solo tienes que hacer un agujero, en el centro de cada bola. Estos hoyos los puedes crear con uno de tu dedos y sirven para echar las gotas de los distintos colorantes. Echa un vistazo a la imagen.




    En esta ocasión disponen de tres únicos colores, que son el azul, el amarillo y el rojo. A partir de ellos se pueden sacar muchos colores. Por ejemplo, puedes dar a la primera bola un bonito color naranja.

    ¿Sabes qué colores tienes que mezclar para conseguir el naranja? Es muy fácil, basta con echar una gota de rojo y tres de amarillo, dentro del hoyo. Después deja a un lado la bola y coge otra.



    A la siguiente bola de masa se le va a dar un precioso color morado. Para ello tienes que echar dos gotas de color azul y una de rojo. Con esto basta para crear una bonita tonalidad, pero puedes incrementar las gotas si quieres.

    La última bola será de un lindo color verde y, para ello, basta con añadir tres gotas de color amarillo y una gota de azul. Como he dicho anteriormente, si quieres que tu bola tenga un color más vibrante basta con incrementar la cantidad de tintura.



    ¿Cómo hacer que el colorante se expanda? basta con amasar cada una de las bolas, de manera individual. Esto puedes hacerlo sobre el propio bol que utilizaste para hacer la masa.

    Sobre el bol coloca una de las esferas y comienza a amasarla de nuevo. Un pequeño truco es comenzar de fuera hacia dentro, doblando la esfera hacia en ese sentido.Así que amasa una y otra vez hasta comprobar que el color está bien repartido.



    Como ves las tres masas han cogido los colores esperados y están listas, para que jueguen tus hijos. Aunque, ya sabes que puedes cambiar el número de gotas e incrementar éstas, para obtener colores más vivos.

    La textura de la plastilina casera ha quedado muy similar a la que tiene la plastilina común ¿qué te parece? Puedes crear formas con cortadores de galletas, vasos y otros utensilios. También puedes aplastarla, crear churros, formas divertidas, romperlas y mezclarlas entre ellas.

    Para conservar este tipo de plastilina basta con envolver, la misma, con plástico transparente. Ya sabes de ese film que guardas en la cocina para envolver otros productos y alimentos.

    Fuente https://ayudaparamanualidades.com/hacer-plastilina-casera-para-ninos-comestible_2872/#

    No hay comentarios

    Post Top Ad

    Post Bottom Ad