Header Ads

  • Breaking News

    CÓMO evitar que te timen en tu seguro de moto

    Las compañías de seguros juegan con cláusulas que marcan excepciones en las distintas coberturas y que nos pueden dar disgustos si no las tenemos en cuenta.

    Los seguros de moto 'low cost' pueden encerrar sorpresas desagradables.

    Es posible que acabes de contratar un seguro para tu moto a un precio realmente económico, aparentemente imbatible si sopesamos el precio y las prestaciones que nos ofrece. Ahora bien: ¿estás seguro de que es realmente tan bueno como parece? Si has contratado el seguro en alguna de las aseguradoras 'low cost' que ahora se mueven por la red, puede que te lleves una sorpresa si no has leído la letra pequeña.
    La razón es que estas compañías suelen incluir cláusulas de excepciones a las coberturas que dan. Las mismas son una de las razones que puedan abaratar tanto los seguros que ofrecen. Así, aunque el seguro nos parezca muy económico, si tenemos que hacer uso de él podemos encontrarnos en una situación en la que las pretendidas coberturas resultan ser mucho más reducidas de lo esperado.
    Fernando Summers, CEO de Rastreator.com, pone el foco en la comparación de coberturas, incluso, por encima del precio. Según el responsable de comparador online “no hay dos pólizas de seguros iguales. El precio es el factor que más suele condicionar la contratación de un seguro de moto, pero a la hora de la verdad hay que tener claro qué coberturas se están contratando”.
    A continuación, te exponemos las siete cláusulas de tu seguro de moto que debes vigilar para que no te den gato por liebre. Ojo a la letra pequeña, lee bien los contratos, consulta con un experto si es necesario y, sobre todo, compara entre las distintas compañías se seguro.

    Las siete cláusulas más comunes

      1. Asistencia en carretera: cada vez son más los seguros que no contemplan la asistencia en carretera entre sus servicios y cobertura, para poder así rebajar el precio del contrato. Se basan en que muchas motos tienen un uso meramente urbano, con lo que normalmente es fácil encontrar un taller cercano y que este incluso nos realice el transporte de la motocicleta. Si vamos a usar el ciclomotor en carretera, deberemos de reclamar la asistencia, a no ser que seamos previamente socios de algún club que dé asistencia.
      2. Moto de sustitución: dentro de la asistencia en carretera, en ocasiones el servicio que se ofrece es muy limitado y contempla apenas el transporte del ciclomotor a un taller cercano, pero no una motocicleta de sustitución para que el conductor pueda regresar o llegar a su destino. Si la moto es fundamental para nuestro quehacer diario, ya sea por temas profesionales o personales, deberemos vigilar que no nos cuelen esta cláusula.
      3. Límites en la asistencia sanitaria: muchos seguros que dicen entrar en la categoría de 'todo riesgo' ofrecen asistencia sanitaria tras un accidente pero con determinados límites, en ocasiones muy cortos, que apenas alcanzan a los 1.500 euros. Estas asistencias con frecuencia no cubren la mayor parte de las necesidades que podemos tener. Por lo tanto un seguro con este tipo de límites puede no ser una buena idea.
      4. Asistencia al acompañante: en otras ocasiones, aunque nos ofrezca una buena cobertura a nosotros, es posible que no contemple la cobertura a nuestro acompañante en caso de accidente, y este quede excluido de la asistencia sanitaria. Si solemos llevar un acompañante, debemos buscar un seguro que nos cubra los posibles daños para este o esta.
      5. Límites en la cobertura de robo: hay seguros a todo riesgo, o a terceros con incendio y robo, que cubren el posible robo de la motocicleta pero con franquicias por un porcentaje del valor del vehículo siniestrado. Si aseguramos una moto ya algo antigua y usada, o de un valor en el mercado medio o bajo, este tipo de cláusula nos puede venir bien porque nos abarata el seguro, aunque deberemos también tener cuidado porque suelen establecer mínimos a pagar por parte del conductor. Ahora bien, en caso de ciclomotores nuevos o de marcas de primer nivel, se deben evitar porque la franquicia puede resultar excesivamente alta.
      6. Franquicias en la cobertura contra incendios: la situación es la misma que en los casos de robo: una franquicia de, pongamos, el 10% del valor del vehículo incendiado con un mínimo a cubrir por parte del conductor. Al igual que en el anterior apartado, debemos comparar seguros y reflexionar sobre si nos interesa.
      7. Franquicias y excepciones en la reparación de daños: también en la reparación se establecen porcentajes sobre el valor de la misma que el conductor debe abonar y también con un monto mínimo. Adicionalmente, muchos seguros establecen que si la moto siniestrada no iba conducida por el conductor asegurado, no tienen obligación de hacerse cargo de la reparación de los daños a no ser que dicho conductor hubiera contratado un seguro extra. Si vamos a compartir la moto con otra persona, esta cláusula debe hacernos rechazar el seguro.
    http://www.eldiario.es/consumoclaro/ahorrar_mejor/comparar-seguros-motocicleta_0_656184682.html

    No hay comentarios

    Post Top Ad

    Post Bottom Ad