Header Ads

  • Breaking News

    POR QUÉ sufren estos adorables gatos

    Los fold escoceses, esos gatos con orejitas caídas, son los más deseados en internet, pero la triste realidad es que lo mejor sería que no naciera ninguno más.


    ¿Alguna vez has visto en internet alguno de esos gatitos tan monos con las orejas caídas? Es casi imposible mirarlos sin que se te escape una “Awwww *__*” inmenso. Resulta que se llaman “fold escoceses” y se han convertido en la raza más deseada de la red. YouTube está petado de vídeos con ellos y famosos como Taylor Swift y Ed Sheeran, se pasan la vida compartiendo fotografías los suyos en Instagram.

    El fold escocés es una raza surgida casi por accidente en Escocia en la década de los 60’s, y la Asociación Veterinaria Británica quiere parar su cría por motivos que a todos nos deberían servir para reflexionar. Sí, son muy monos, pero la caída de orejas de esta raza no es casual: está producida por un fallo genético que les hace tener una esperanza de vida corta y una existencia dolorosa.

     


    “La raza es popular porque es mona”, dijo Gudrum Ravetz, presidenta de la Asociación Veterinaria Británica, a la BBC. “Estos gatos se han vuelto muy populares en las redes sociales y las celebrities. La gente los quiere por eso, pero desafortunadamente este es otro ejemplo de nosotros priorizando el aspecto de una mascota a su calidad de vida”.
    Según ha explicado, estos gatos tienen una mutación genética que afecta a sus cartílagos, y esto va mucho más allá de la apariencia de sus orejas. Esta mutación “les hará desarrollar enfermedades dolorosas e incurables, como la artritis”.
    Los fold escoceses son descendientes de una gata escocesa con las orejas caídas llamada Susie que fue descubierta por un granjero, William Ross, en Coupar Angus en 1961. En 1966 empezó a criar gatos con este defecto en 1966, y registró la raza en el pedigrí británico.   
    Pero en 1970 los británicos dejaron de registrar estos gatos por problemas de salud, y la raza decayó en Reino Unido. Por desgracia, para entonces la raza ya había llegado a Estados Unidos, desde donde se ha exportado al mundo.
    Aunque hay criadores que lo niegan, Ravetz asegura que todos los gatos con este aspecto sufren siempre de la misma condición genética. “No deberíamos estar criando animales que sufren este tipo de problemas”.
    A diferencia de los perros, la mayoría de los gatos (un 80%) no son de raza, sino mezclas, y podría ser preocupante que este tipo de tendencias en las redes sociales cambie esto. “No hay excusas para criar animales cuando sabemos que va a sufrir de enfermedades dolorosas y de por vida. Hay gatos sin raza suficientes en el mundo buscando basas donde los rescaten y poder convertirse en mascotas queridas para la gente”.
    [Vía BBC]

    No hay comentarios

    Post Top Ad

    Post Bottom Ad